Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón

PREOCUPACIÓN EN EL SECTOR APÍCOLA POR LOS ATAQUES DE OSOS A COLMENAS

PREOCUPACIÓN EN EL SECTOR APÍCOLA POR LOS ATAQUES DE OSOS A COLMENAS

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, informa de que son ya 80 las colmenas destrozadas, en lo que va de año, por los ataques de osos en el Pirineo aragonés.

Las heladas tardías y la sequía han provocado que los plantígrados busquen otras fuentes de alimentación, de ahí que esta campaña esté siendo más crítica para los apicultores que tienen sus colmenas en la zona. En ese sentido, UAGA destaca que los apicultores no perciben ninguna indemnización por los daños sufridos por la acción del oso. Una realidad que hace que los apicultores se sientan desamparados por las administraciones públicas.

A la ausencia de indemnizaciones por los daños en las colmenas, se le suma otro agravio. El 17 de julio el Gobierno de Aragón publicó en el BOA la Orden por la que se convocaban subvenciones para la adaptación de la ganadería extensiva a los retos ambientales y a los desafíos sociote­rritoriales. Unas ayudas dirigidas a la protección de las explotaciones ganaderas extensivas en zonas con presencia del oso pardo o del lobo, y que subvencionaban la adquisición de: vallados fijos o portátiles; pastores eléctricos; y perros de raza mastín. En ese sentido, UAGA destaca que los apicultores se han sentido marginados porque la administración sólo contempla como beneficiarios de estas ayudas a los titulares de explotaciones de ovino y caprino extensivo.

Precisamente, la preocupación por la presencia de osos en el Pirineo hizo que, el pasado 22 de agosto, muchos apicultores participasen en la movilización contra la reintroducción que se celebró en Aínsa. Al finalizar la manifestación, los representantes de UAGA y de la Unió de Pagesos se reunieron con los apicultores para informarse de las reivindicaciones del sector.

Por último, la organización agraria alerta del peligro que puede suponer, para la flora y fauna del Pirineo, que los apicultores trashumantes dejen de llevar sus colmenas a esta zona por miedo a los daños que les puedan ocasionar los osos. Recordamos que las abejas son imprescindibles en la polinización de las plantas con flores. Sin su participación se rompería este ciclo tan importante para el medio ambiente.